Divina Immortelle

UNA RUTINA ANTI-ENVEJECIMIENTO ÚNICA

Las cinco patentes de investigación de L’Occitane han revelado las propiedades excepcionales del aceite esencial de la flor Siempreviva de Córcega. Un activo con propiedades antioxidantes, dos veces más poderosos que la Vitamina E.

Con una concentración única de aceite esencial de Siempreviva*, la Crema Divina Immortelle combate los signos visibles de la edad: Arrugas, pérdida de firmeza, radiancia y desigualdad de la tez. Día a día, las arrugas parecen reducirse, la piel luce más firma y elástica, la textura de la tez se vuelve más regular. La tez se ve más brillante y uniforme. Su piel parece mejor preparada para enfrentar los efectos y agresiones del exterior.
Revitalizada, la piel está radiante de juventud.

Nuestros Productos Divina Immortelle