Los 5 rituales esenciales de la belleza masculina

La belleza no está asociada solo a lo femenino. Cada vez son más los hombres que se preocupan por su bienestar y se esfuerzan por seguir una rutina adaptada y eficaz. Descubre estos rituales imprescindibles para el hombre.
Por Mélissa Darré

Ritual n.º 1: cuidar el rostro

La piel del hombre es más densa, por lo que presenta una mayor propensión a la aparición de impurezas. Para prevenir la formación de sebo, puntos negros y granos, hay que lavar en profundidad. Gracias a sus partículas exfoliantes, el Limpiador Puro Cidra desincrusta la epidermis, dejándola tersa y limpia, como purificada. Toque final Utiliza el Gel Facial Global Cidra para hidratar y matificar, con lo que reducirás los signos visibles de cansancio gracias a su fórmula rica en cítrico revitalizante.

Ritual n.º 2: afeitarse con delicadeza

El afeitado es todo un ritual y una práctica diaria para la mayoría de los hombres. El agua tibia ablanda el vello y abre los poros de la piel, así que aprovecha la ducha para aplicarte el Gel de Afeitado Enebro. Transformándose en una espuma untuosa, protege la epidermis evitando así cualquier sensación de irritación al pasar la cuchilla. Al terminar, lávate el rostro con agua fría para eliminar los restos de espuma y volver a cerrar los poros de la piel. Por último, masajea suavemente la piel con unas gotas de Bálsamo Aftershave Enebro para un efecto calmante.

Ritual nº. 3: nutrir la piel

Cuidar de la piel cada día no es un privilegio reservado a la mujer. La hidratación corporal, símbolo de virilidad controlada, requiere emplear una crema nutritiva como la Leche Corporal Verbena. Por la mañana y por la noche, disfruta de su textura rica y perfumada después de la ducha. Para un resultado óptimo, haz una exfoliación una o dos veces a la semana con las Sales Exfoliantes Verbena. Una vez desprovista de células muertas, tu epidermis queda totalmente lista para este tratamiento.

Ritual n.º 4: fortalecer el cabello

La salud del cabello suele ser la principal preocupación del hombre en lo que respecta a su belleza. Deteriorado por las agresiones externas, como la polución y los cambios de temperatura, tiende a perder brillo, cubrirse de caspa y caerse. Escoge el Champú Purificante Cidra para lavarlo y aportarle una sensación de frescor y un perfume revitalizante. Utilízalo con el Acondicionador Verbena para que quede sano e impecablemente limpio. 

Ritual n.º 5: escoger un perfume

Encontrar el perfume ideal es especialmente importante para el hombre. Los adeptos a las notas pimentadas y amaderadas valorarán la esencia pura del l’Eau de Toilette L’Occitan. Una fragancia viril también disponible en desodorante con el Roll-On L'Occitan. Apuesta por su fórmula protectora sin sales de aluminio, eficaz contra los malos olores y sensaciones de incomodidad. Realzado con un perfume embriagador y especiado.

Los 5 rituales esenciales de la belleza masculina
Los 5 rituales esenciales de la belleza masculina

Descubre estos rituales imprescindibles para el hombre

© Fotolia - YakobchukOlena

Últimos Artículos

3 formas de degustar la rosa de una manera distinta

3 formas de degustar la rosa de una manera distinta

Reina entre las flores, la rosa es menos valorada en la cocina que en la cosmética o la perfumería. Y, sin embargo, tan bella como exquisita, esconde más de un as bajo la manga. La prueba está en estas 3 recetas que se salen de lo común.
Las playas más bellas de la Provenza

Las playas más bellas de la Provenza

Medio escondidas en una cala o situadas a dos pasos de la ciudad, las playas de la Provenza no tienen nada que envidiar a las de destinos más exóticos. Acércate a estas extensiones de arena fina y mar azul, que ofrecen bellas horas de relajación con los pies en el agua.
Las terrazas más bonitas de Provenza

Las terrazas más bonitas de Provenza

Floridas o umbrías, a orillas del mar o encaramadas en la montaña, las terrazas figuran entre esos lugares privilegiados en la temporada del verano. L’Occitane te desvela los mejores lugares de Provenza donde relajarse durante una pausa soleada.